Aunque en 2017 la mayoría de los pobladores de Homún expresó en una consulta popular su desacuerdo con la instalación de la megagranja porcícola, la empresa comenzó sus operaciones a mediados de septiembre de ese mismo año.

Ante lo que los habitantes consideran una equivocada autorización del Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), interpusieron una demanda de amparo y ofrecieron como prueba el dictamen técnico de Virgilio René Góngora Echeverría, doctor en Ingeniería Opción Ambiental, donde exponía el potencial contaminante de la megagranja porcícola y las múltiples irregularidades del documento autorizado por la Seduma.
El amparo radicó con el Juez Segundo de Distrito con sede en Mérida, Rogelio Eduardo Leal Mota, el cual nuevamente negó el amparo y con ello la protección de la justicia federal argumentando, entre otras cosas, que a pesar de que el MIA tenía irregularidades, éstas fueron subsanadas cuando Seduma lo autorizó. También señaló que la granja es del interés social, ya que proveería de unos 45 empleos al pueblo.

Esta sentencia se impugnó radicando el amparo en revisión en el Tribunal Colegiado en Materia Laboral y Administrativa del Decimocuarto Circuito.

“Yo no sé si existen los aluxes o no sé cómo se llaman, pero sé que el cenote tiene dueño. Cuando vemos en el patio al pájaro más hermoso que hayas visto, azul y verde, mi papá nos dice: entren a la casa; es el dueño del cenote que salió a pasear. Es el pájaro Toh. Y yo sé que es el dueño del cenote y sé que ahí vive”, explica Maribel, vecina del pueblo.
En abril de 2019 este Tribunal concedió el amparo de la justicia al pueblo de Homún, y de esta forma se le reconoce como pueblo maya y con el derecho a ser consultado, por lo que el procedimiento debería reponerse y el juicio regresar al juez Segundo de Distrito, quien debía recabar pruebas antes de dar una sentencia.

El 29 de junio de 2017, en sesión extraordinaria, el Cabildo de Homún revocó los permisos otorgados a la empresa “Papo”, teniendo esta revocación como uno de sus fundamentos el Decreto 117, que establece la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes.
Acto seguido, “Papo” promovió ante el Tribunal de Justicia Administrativa del Estado un juicio contencioso administrativo contra el Ayuntamiento y el alcalde Presidente Municipal de Homún, demanda que quedó asentada en el número de expediente 91/2017.

Con motivo de esa demanda, los pobladores de Homún acudieron a este juicio alegando ser terceros perjudicados; sin embargo, este tribunal negó la petición, por lo que se interpuso un recurso de reclamación, que también fue negado.

Después de esta última negativa del Tribunal Estatal los pobladores promovieron una demanda de Amparo ante el Poder Judicial de la Federación.
Al momento en que el juez de Distrito le pidió al Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Yucatán que informe sobre el acto que se reclamaba, este Tribunal Estatal (cuyos magistrados eran Miguel Diego Barbosa Lara, María Guadalupe González Góngora y José Jesús Mateo Salazar Azcorra) informaron que no los aceptaban como terceros perjudicados y que ya habían emitido sentencia en el expediente 91/2017.

Ahí se declaraba nula la revocación realizada por el cabildo de Homún y dejaban firme el primer permiso otorgado por el presidente municipal.

Los pobladores mayas de Homún interpusieron una demanda de amparo para que, de acuerdo con el derecho que tienen a la libre autodeterminación como pueblo originario, se reconozca el resultado en la consulta realizada en octubre de 2017, cuando el pueblo dijo “no” a la instalación de la megagranja porcícola.
También se interpuso un amparo para proteger el derecho a un medio ambiente sano de la niñez de Homún, recurso presentado por seis niños, niñas y adolescentes de esa comunidad.

Este amparo se encuentra con la Juez Cuarta de Distrito del Decimocuarto Circuito. Ha sido en esta instancia en donde las operaciones de la granja han sido detenidas, ya que su operación viola el derecho de los niños de Homún a una vida digna, al agua y al equilibrio ecológico, por lo que como medida precautoria la juez ha ordenado la suspensión de las operaciones de la granja.
En diciembre de 2018 la empresa presentó un escrito para solicitar la recusación de la juez, intentando des-legitimar y cuestionar su imparcialidad.

Pese a que el pueblo maya de Homún no fue consultado por el Estado, que aún se encontraban varios procesos legales aún sin concluir, no se obtuvo el consentimiento previo, libre e informado de la población, y en la consulta efectuada por el comité Kana’an Ts’onot ganó el “no” a la construcción de la megagranja porcícola, ésta operó varias semanas.

La granja también fue puesta en operaciones pese a que el 21 de septiembre de ese mismo año el comité maya Kana’an Ts’onot, en compañía del pueblo maya de Homún, convocó a la clausura ciudadana de la granja.
Mientras este acto pacífico se realizaba en medio de un fuerte despliegue policial, personal de la Profepa clausuraba los cenotes de los integrantes de la directiva de Kana’an Ts’onot.

Este hecho puso en riesgo la paz de Homún y el ejercicio de los derechos que tienen como pueblo originario, así como el derecho al agua y a la salud de todos sus habitantes.

El pueblo de Homún exigió a los empleados de la Profepa retirar los sellos de clausura, ante la amenaza que para los habitantes significaba se les arrebataran su sustento.— Luis Iván Alpuche Escalante
Conflicto Pormenores
En 2017 se interpuso un amparo para proteger el derecho a un medio ambiente sano de la niñez de Homún.

Presentan recusación
En diciembre de 2018, la empresa presentó una recusación (forma de apartar a un juez de un proceso, cuando una parte considera que es parcial) para intentar apartar a la juez Cuarta de Distrito, Míriam de Jesús Cámara Patrón, del juicio de amparo presentado por niños y niñas de Homún ante las operaciones de la granja.

“Grupos falaces”

En la recusación, firmada por José Enrique Ortiz García, se calificó a los asesores del pueblo maya de Homún como “grupos falaces que controlan a los ahora quejosos” y también como “grupos rapaces”.

El plumaje del pájaro Toh
“Yo pienso que el pájaro Toh tiene en su plumaje todos los colores del agua, del cenote, de la cueva, del cielo y de la tierra. Y entiendo porque Homún defiende con tanta pasión la vida”, describe Maribel en un texto recabado por Sofía Magdalena, del Equipo Indignación.

Publicado en septiembre de 2019

https://www.yucatan.com.mx/merida/el-cenote-tiene-dueno/amp/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s